¿Todos los protectores solares son seguros?

¿Todos los protectores solares son seguros?

¿Estamos realmente protegidos frente al sol de forma segura? ¿Sabías que los filtros químicos que contienen los protectores solares convencionales, son compuestos orgánicos (derivados del petróleo la mayoría) y pueden ser disruptores hormonales, cancerígenos, alergénicos y endocrinos? ¿Sabías que las grandes toneladas arrojadas al mar de estos filtros químicos están destruyendo los corales de nuestro planeta?

En el artículo anterior hablamos FPS. Ahora vamos a hablar de los tipos de filtros solares que existen y sus efectos.

En la actualidad ya se conoce mucho a cerca de los protectores solares y cada vez la gente está más informada. Ya sabemos que determinados filtros son menos seguros por muchas razones. La industria cosmética debe ponerse las pilas con respecto a este tema, por nuestra seguridad y la de nuestro medio ambiente en general.

La pregunta del siglo… ¿qué características debe reunir un buen protector solar seguro?. Voy a enumerarlos en una lista:

  • Que no se absorba por la piel alcanzando vasos sanguíneos ni dermis.
  • Que no favorezca la absorción de sustancias químicas.
  • Que sea fotoestable para que no se degrade rápidamente con la luz.
  • Que no tengo efectos tóxicos ni efectos hormonales como disruptor endocrino.
  • Que no produzca reacciones alérgicas o fotosensibles.
  • Que no sea bioacumulativo.
  • Que sean fácilmente biodegradables y no tengas efectos tóxicos en la fauna y flora marina.

Para poder saber qué protectores solares son seguros necesitamos saber qué tipos de filtros existen y sus efectos sobre la salud y el medio ambiente.

Existen tres tipos de filtros: químicos, físicos y biológicos. En función de sus características se comportan de diferente manera frente a la radiación solar.

Vamos a empezar hablando de los más controvertidos. Los filtros químicos:

Son moléculas orgánicas sintéticas que dispersan y absorben la radiación y la transforman en calor y/o subproductos por la degradación de los compuestos, lo que significa que no son estables en el tiempo. Hay diferentes tipos según su alcance: filtros UVB, filtros UVA y filtros de alto espectro (UVA y UVB). Estos filtros necesitan 30 minutos para ser efectivos, por lo que hay que aplicarlos media hora antes de la exposición al sol.

Muchos de estos filtros son absorbidos por la piel para que hagan su función, esto significa que hay riesgo de intolerancia por lo que no es recomendado en pieles lesionadas, en niños, pieles intolerantes, tratamientos posláser, pospelling químicos, etc.

Estos filtros tienen diferentes efectos negativos sobre la salud y el medio ambiente. Vamos a comentarlos:

  • Disruptores endocrinos moderados y múltiples como por ejemplo los octinoxate (evitar siempre), homosalate, Benzofenonas ( es el peor filtro químico que existe).
  • Tóxicos por bioacumulación siendo un peligro para los niños, embarazadas y lactantes ya que pasa a la leche materna: Encontramos los siguientes, el octinoxate, octocrileno (evitar en niños, embarazadas y atópicos), 4-MBC ( 4- Methylbenzyldine Camphor), Benzofenonas
  • Intervienen en el envejecimiento cutáneo porque producen radicales libres al reaccionar con la luz solar favoreciendo el estrés oxidativo. En este grupo tenemos el PABA y derivados, homosalate, ensulizole.
  • Reacciones alérgicas por los que afectan considerablemente a la pieles sensibles, aquí encontramos a PAVA y derivados,homosalate, octocrileno, benzofenonas,
  • Cáncer de piel. Un ejemplo es el ensulizole que en presencia de radiación solar produce radicales libre que pueden dañar el ADN y producir cáncer.
  • Ecotóxicos. Contaminación medioamtiental y algunos afectan especialmente a las especies acuáticas con gravedad, sobre todo a las poblaciones de corales gravemente decolorándolos y peces y algas, además de no ser biodegradables 4-MBC ( 4- Methylbenzyldine Camphor), benzofenonas, PABA y derivados, octinosate, octisalato, homosalato, octocrileno.
Ahora vamos a hablar de los filtros físicos:

Los filtros físicos o minerales son de origen natural y son inertes. Tiene la capacidad de reflejar la radiación solar. Son las denominadas pantallas solares y su efecto es como un espejo, impidiendo que los rayos del sol penetren evitando así sus efectos nocivos. Estas pantallas solares son de alto espectro, es decir retiene la radiación UVA, UVB e IR así que van a evitar tanto el eritema como el bronceado.

Los más usados son el óxido de zinc, óxido de hierro, caolín, mica, talco o dióxido de titanio.

Estos filtros no son absorbidos por la piel así que se evita los problemas de alergias o reacciones cutáneas. Tienen buena tolerancia cutánea.

No contaminan el medio acuático, son respetuosos con el medio ambiente.

Por sus características estos filtros solares son de los más seguros, además que tiene la capacidad de actuar en el momento en el que se aplican.

Tienen el inconveniente de que dejan la piel blanca y se extienden un poco mal. Por este motivo la industria cosmética empezó a diseñar estos filtros en forma de “nanopartícula”, para que sean invisibles al ojo humano y no dejen ese efecto blanco. El tamaño de nanopartícula hacer referencia a un tamaño menor a 100 nm. La palabra nano abarca una amplio rango de tamaño. Se sabe que una partícula de 70 nm incluso de 40-50 nm no es absorbida íntegramente por la piel y son completamente seguros, pero sí pueden ser inhaladas y aquí sí tiene efecto tóxico. Esta nueva forma de introducir a los filtros minerales ha dado lugar a controversia ya que al ser tan pequeño el tamaño de partícula existe el riesgo de que pueda penetrar a través de la piel, a las capas más profundas, en las células y en núcleo celular y afectar al material genético, en la sangre incluso inhalarlas a través de sprays. Por tanto los filtros físicos son seguros pero debemos evitar su forma “nano”

Por este motivo los protectores solares naturales no pueden llevar los filtros físicos en forma de nanopartículas (los productos solares que contengan la forma “nano” deben indicarlo de esa manera en la etiqueta).

  • Estos filtros están especialmente indicados para:
  • Niños menores de tres años y en embarazadas.
  • Pieles alérgicas y reactivas.
  • Dermatitis.
  • Pieles lesionadas, con cicatrices y/o eritema.
  • Después de tratamientos con láser o realización de peelings químicos.
Por último vamos a hablar de los filtros biológicos.

Técnicamente los filtros biológicos no son filtros solares como tal, sino que son agentes antioxidantes que actúan evitando la formación de radicales libres y potenciando el sistema inmunológico de la piel. Para que lo entendamos bien, los filtros biológicos no actúan bloquenado la radiación solar, lo que hacen es contrarrestar los efectos nocivos del sol combinándolos con otros filtros.

Se utilizan cada vez con mayor profusión. Los más utilizados son las vitaminas A, C y E. Las investigaciones demuestran que estas vitaminas aplicadas a través de vía tópica, tienen propiedades antirradicales que van a actuar contra el envejecimiento de la piel y previniendo el cáncer.

Los estudios más avanzados y con más datos de efectividad de algunas planta sobre los daños de la radiación solar arrojan datos interesantes sobre el helecho Polypodium leucotomos, Catequinas del té verde, la silimarina del cardo mariano y polifenoles de semillas de uva negra y de granado. Estos resultados muestran que son capaces de absorver la radiación ultravioleta, tienen efecto antioxidante, antiinflamatorio e inmunomodulador, lo que indica que dar lugar a cremas más seguras. También encontramos como filtros biológicos importantes el resveratrol y la apigenina.

En los productos cosméticos naturales se usan protectores solares que utilizaban nuestros ancestrso, entre ellos está el aceite de oliva, sésamo, coco, caléndula, manteca de Karité, buriti o aloe vera, por supuesto que estén certificados ecológicamente.

Para concluir resumiendo, la realidad es que la mayoría de los protectores solares combinan filtros químicos y físicos, cada vez más apoyados con filtros biológicos para cubrir un mayor espectro solar. El inconveniente de la utilización de filtros químicos es que tienen múltiples efectos dañinos para nosotros y el medio ambiente, por lo que lo más recomendable y seguro es utilizar protectores solares naturales certificados de adecuado FPS, que combinen los filtros físicos con los biológicos asegurándonos una mayor protección de nuestra piel y de nuestra salud, cuidando y respetando el medio ambiente.